lunes, 30 de abril de 2012

Maneras para decir adiós

Raúl González, ex-jugador del Real Madrid, ha jugado su último partido en casa con el que es todavía su equipo el Schalke 04. Ha sido su propia decisión la de abandonar el equipo a pesar de que hubiera podido seguir una temporada más.

Hasta ahí todo más o menos normal en lo que la vida futbolística se refiere. Les pasa a todos, nos pasa a todos en otros ámbitos. Llegan los momentos de la despedida, momentos que pueden ser duros, quizás tristes, pero hay que saber afrontarlos y acoger con esperanza los nuevos caminos que depara la vida.

Lo más bonito en estos momentos es sentirse querido, el ver que los demás valoran el esfuerzo que le has dedicado a un proyecto.

Raúl, frente a otros jugadores galácticos, ha huído de la fanfarronería, las juergas y la arrogancia que han demostrado otros, haciéndose sentir como una persona más que aporta a un equipo.

Fueron 16 las temporadas en las que estuvo en el Madrid, y solo dos las que ha estado en el Schalke. La despedida en el Madrid fue a través de una rueda de prensa, y la del Schalke de una manera bien diferente.

La sociedad, y el fútbol de las estrellas en particular, necesita de personas como Raúl.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada